¿Cuál es la ciudad más barata del Ecuador?: Esto gastan en alimentos y arriendo sus habitantes

Número de Vistas: 119

El costo de la carrera de un taxi, del arriendo de una vivienda y sobre todo el de la alimentación es lo que destacan los habitantes de la ciudad que registra los precios más bajos del Ecuador, según el reporte de inflación del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

 

Su ubicación estratégica, entre el océano Pacífico y las estribaciones de la cordillera de los Andes a unos 500 metros sobre el nivel del mar sobre sinuosas colinas, la convierte en una ciudad intermedia entre los dos principales centros de consumo del país: Guayaquil y Quito.

Antonio Herrera llegó a esta ciudad, Santo Domingo, hace 30 años procedente del cantón Flavio Alfaro (en Manabí) y trabaja de taxista desde hace tres años.

Cuenta que las carreras cuestan desde 1,25 dólares en adelante en promedio. Por ir del centro de la urbe al terminal, en el límite noreste de la zona urbana, máximo se cobra hasta 1,5 dólares, dice. “El costo de las carreras es diferente a otras ciudades. Pero en la alimentación más que todo Santo Domingo sí es más económica. Acá es bueno, bonito y económico”.

 

Él, de 49 años de edad, es casado y tiene cuatro hijos. Solo el mayor trabaja y se mantiene solo, por lo que Antonio aún tiene bajo su cuidado a sus otros tres hijos, de las que dos ya estudian la universidad.

 

“En alimentación y servicios básicos nos gastamos unos 400 dólares al mes para comer los seis. Mi esposa no trabaja, pero tenemos casa propia, entonces no gastamos en alquiler”, afirma.

 

Lo negativo es la delincuencia. “Hace unos tres meses estaba fuerte y a las seis de la tarde ya estaba en casa, pero desde entonces todo estaba mejorando y ya se puede trabajar hasta las diez de la noche. solo que ahora último veo que nuevamente todo se está complicando”.

 

Santo Domingo es la capital de la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas. Su población pasó de 286.464 a 441.583 habitantes del 2001 al 2022, un incremento del 54 %, según los resultados de los censos del INEC.

 

Es la cuarta ciudad más habitada del país, solo superada por Guayaquil, Quito y Cuenca y por encima de Ambato, Portoviejo y Machala.

El último reporte de inflación del organismo oficial de cifras muestra que es la ciudad con el costo de la canasta básica familiar más bajo de entre nueve ciudades medidas con un valor de 753,47 dólares mensuales en mayo del 2024.

 

Es una cantidad definida en función de las necesidades de una familia con cuatro miembros promedio.

 

El mayor peso corresponde a los gastos misceláneos, que suman 289,47 dólares (38,4 % del total), que incluye el cuidado de la salud, compra de artículos personales, recreo, educación y transporte.

 

Siguen los gastos en alimentos y bebidas, que es de 242,67 dólares (32,2 %), los de vivienda con un total de 171,18 dólares (22,7 %). Finalmente está el gasto en indumentaria con un precio mensual de 50,15 dólares (6,7 %), que abarca ropa, accesorios y servicio de limpieza.

Santo Domingo está a dos horas y media de Esmeraldas y a dos horas y 45 minutos de Pedernales, ambas ciudades costeras. “Toda esa pesca artesanal se acerca a través de intermediarios al mercado más cercano que es Santo Domingo. Somos un puerto terrestre, entonces los mariscos de todas las playas se concentran acá. La Asociación 10 de Noviembre y el mercado 17 de Diciembre hacen que haya esta gran comercialización de mariscos”, afirma Marianella Sánchez, directora de Desarrollo Económico de la Prefectura de Santo Domingo de los Tsáchilas.

 

A este se añaden las dos ferias mayoristas de frutas y verduras. Llega la producción de la Sierra y de la Costa para ser distribuida al resto del país. “Acá hay de todo, todo el tiempo”, agrega.

Santo Domingo es una ciudad de distribución al estar en medio de ejes viales principales, dice el economista Nicolás Velasteguí, que nació y vive en este cantón.

 

“Acá llega mucha mercadería. Hay empresas que se dedican a la logística del transporte de carga o de envío de paquetes que han montado unos hangares inmensos para hacer como una base de distribución para el resto del país”, afirma.

 

El mecanismo es que los buses de Guayaquil llegan con encomiendas cuyo destino final es Quito. Entonces, esta mercadería va a Santo Domingo y luego es traspasada al bus que arribó de Quito con los paquetes que van a Guayaquil. Este último regresa a Quito con lo que se envía de la Costa, o a la inversa.

 

Este dinamismo de postas, indica Velasteguí, hace que en ocasiones se consigan mariscos a un precio mucho más económico que las ciudades costeras de Manta o Pedernales. “La libra de picudo se compra a 4 dólares y un camarón bastante grande a 3 dólares la libra, y esos son precios minoristas”.

La producción ganadera se concentra en este cantón

“Hay una feria de comercialización de ganado que es de las más importantes del país con un movimiento de 4,5 millones de dólares semanales, como dice el plan de desarrollo y ordenamiento territorial del cantón y de la provincia”, afirma Sánchez.

La Asociación de Ganaderos de Santo Domingo (Asogan SD) la organiza cada martes con reses que llegan de la región circundante, como de la provincia de Manabí.

También alberga el centro de faenamiento de carnes de la cadena de supermercados Supermaxi denominado Agropesa.

“El Municipio de Santo Domingo está invirtiendo en un centro de faenamiento en coordinación con La Concordia (otro de los cantones de la provincia). El objetivo es promover la exportación de la carne. Se está invirtiendo en la infraestructura para dar ese siguiente paso. El precio de la carne lo pone este cantón”, indica Sánchez.

Los ciudadanos de a pie tienen acceso a precios más baratos por estas circunstancias. “Una carne de res de buena calidad prémium se compra en $ 3,5 la libra”, dice Velasteguí.

Además, hay una relación intrínseca con el campo, donde hay cría de aves de corral. Esta cercanía hace que la producción sea barata como las naranjas, los plátanos, huevos, leche o el queso.

La primera actividad económica de Santo Domingo es lo comercial y sigue la agroproducción con la ganadería como el principal sector.

“Abastecemos a la región del trópico húmedo, de aquí vendemos a Quevedo, Quinindé, El Carmen, al noroccidente de la provincia de Pichincha. Somos cabeza de región”, manifiesta Sánchez.

Todo esto abarata la canasta básica familiar.

Un estudio que data de la década del cincuenta del siglo XX determinó que Santo Domingo es parte del polígono productivo más importante con las tierras más fértiles del país, junto a Quinindé, El Carmen y Quevedo. “Todo eso confluye con que tengamos la canasta más barata”, añade Sánchez.

El costo del alquiler promedio es de 135,4 dólares, según el INEC

En Santo Domingo se puede arrendar una casa con tres cuartos en el centro de la ciudad a un costo de 250 dólares mensuales, según el portal Numbeo, que actualiza cada mes el costo de la vida en varias urbes del mundo.

 

Fuera del centro se consigue en 200 dólares al mes.

 

Si es un departamento con un cuarto su precio es de 150 dólares mensuales en el centro y 100 dólares en las afueras.

 

El reporte del INEC indica que el costo del alquiler promedio de una vivienda fue de 135,4 dólares en mayo del 2024.

 

Lo más caro sería la ropa de marca ya que el cantón no cuenta con locales de ese tipo, afirma Velasteguí. Incluso los electrodomésticos son a precios asequibles por la presencia de importadoras que los traen de manera directa y envían a varias partes del país.

 

Una de las problemáticas es el acceso al agua potable y alcantarillado. Al primer servicio accede el 76 % de la población y al segundo, el 70,6 %, según el INEC.

 

“Hay suministro de agua potable, pero hay horarios en los que no hay, entonces la mayoría de las casas tenemos cisternas para abastecernos”, afirma Velasteguí.

 

Exprésate Morona Santiago

Primer Medio de Comunicación Digital de la Provincia

Macas – Ecuador

Nativo Marketing