octubre 1, 2022

Descubren dos nuevas especies de ranas terrestres en el Corredor Ecológico Llanganates-Sangay

Número de Vistas: 1005
  

Investigadores del Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO) entidad adscrita al Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (MAATE) con el apoyo de Fundación ECOMINGA, Universidad San Francisco de Quito (USFQ) y Universidad Tecnológica Indoamérica descubrieron dos nuevas especies de ranas terrestres (Pristimantis maryanneae y Pristimantis burtoniorum).

Estos anfibios fueron encontrados en el bosque nuboso en la cuenca alta del río Pastaza, en el Corredor Ecológico Llanganates – Sangay.

 

Según los investigadores, Juan Pablo Reyes-Puig, Carolina Reyes-Puig, Daniela Franco-Mena, Lou Jost, y Mario H. Yánez-Muñoz, la primera rana (Pristimantis maryanneae) se caracteriza por no tener tímpano visible externamente y tener 2-3 tubérculos subcónicos en el párpado superior.

Esta especie generalmente se encuentra en la Reserva Naturetek Vizcaya, ubicada en la Parroquia Ulba, municipio de Baños, provincia de Tungurahua, cerca del límite suroeste del Parque Nacional Llanganates. Sin embargo, en este estudio, la rana se ubicó en los bosques nubosos montanos maduros, cubierto por un techo de epífitas, orquídeas, bromelias, briófitas y helechos.

Mientras que la segunda rana (Pristimantis burtoniorum) se caracteriza por la presencia de coloración roja en las superficies ocultas de las extremidades posteriores, tubérculos en el párpado superior, tubérculo interorbitario y una fila de tubérculos redondeados a lo largo del hocico hasta la punta y un vientre rojo pálido con un patrón moteado de color marrón oscuro.

Su distribución e historia natural se conoce únicamente en la Reserva Machay, Parroquia Río Verde, municipio de Baños, provincia de Tungurahua, a una altura de 2940 metros. Esta localidad está compuesta por bosque mesófilo de montaña, con un techo de 15 metros cubierto de una densa capa de briófitas y epífitas y un sotobosque dominado por bromelias de 30 a 60 cm de altura desde el suelo del bosque.

Según el MAATE, el Parque Nacional Llanganates y sus alrededores siguen siendo una de las regiones menos exploradas a nivel nacional. “Estos hallazgos resaltan la importancia de conservar estos ecosistemas y continuar la investigación en áreas que tienen un alto endemismo y diversidad y muestran que, incluso después de diez años de muestreo intensivo en esta región andina, el conocimiento de su herpetofauna es aún incompleto”, señaló la cartera de Estado.

 

Exprésate Morona Santiago

About Post Author