Unos 270.000 estudiantes volvieron a las clases presenciales en el austro ecuatoriano

Número de Vistas: 1206

En la Zona 6, que incluye las provincias de Azuay, Cañar y Morona Santiago, cerca de 270.000 estudiantes de escuelas y colegios volvieron a clases presenciales desde este lunes, 7 de febrero.

Ellos son la mayoría, pues el universo aproximado de personas en edad escolar es de 340.000 en esta jurisdicción. Para constatar el retorno voluntario y progresivo a las aulas la ministra de Educación, María Brown, llegó a Cuenca y exhortó a los padres a que envíen a sus hijos a las clases presenciales.

 

La funcionaria visitó en primera instancia la Unidad Educativa Paccha, ubicada en la parroquia rural del mismo nombre, en el norte de la capital azuaya. Se tomó unos minutos para recorrer las instalaciones y luego dio declaraciones a la prensa. Pidió tranquilidad y confianza a los padres para que envíen sin temor a sus hijos a las aulas y dejen de a poco las clases virtuales en el contexto de la pandemia.

 

Según Brown, la mayor cantidad de casos positivos se han originado en espacios sociales y hasta familiares en donde la gente “baja la guardia” y hasta cierto punto olvida la bioseguridad. En ese contexto, sostuvo que las aulas son lugares seguros para los estudiantes.

Así se cumple una meta planteada en la que los niños de los niveles Básica Elemental y Básica Media son los únicos que tendrán a la clase presencial como opción, pero para el resto, incluyendo bachillerato, será obligatorio.

Aunque su meta es que todos se reencuentren, refirió que solo 162 planteles no lo pueden hacer por problemas de infraestructura, pero que se realiza un proceso de apoyo con una inversión de $ 150 millones en el año 2021, complementado con valores adicionales aportados por gobiernos locales y empresas privadas, lo que significa un aporte adicional de $ 17 millones, dependiendo del tipo de unidad educativa.

Otro aspecto que pidió tener en cuenta para el retorno a clases presenciales es la parte emotiva, mental de los estudiantes, pues si bien el rezago educativo es evidente por la misma virtualidad, la psicología de los menores también ha sido un golpe, y fuerte, dijo la ministra Brown.

“Tenemos más niños o jóvenes en edad escolar que han fallecido a lo largo de la pandemia por suicidio que por COVID (…) y esto quiere decir que debemos poner nuestros argumentos en una balanza”, refirió la funcionaria, alentando a un retorno progresivo a clases, que en la región Sierra-Amazonía, por lo general, termina entre junio y julio.

Y para actuar frente a casos de depresión o ansiedad, refirió que hay un proyecto de Primeros Auxilios socioemocionales, en los que se actúa desde diferentes ámbitos: el primer apoyo es el Departamento de Consejería Estudiantil (DECE) y luego, de ser necesario, se coordina con el Ministerio de Salud Pública (MSP), para una intervención más especializada.

En cuanto al rezago educativo, María Brown dijo que uno de los aspectos que más le preocupa es el bajo nivel de comprensión lectora en diferentes niveles y contextos, pero que en estudios realizados previamente se identificó que cuatro de cada diez estudiantes no tienen esta destreza. Para estos casos, también refirió que existe un plan de nivelación nacional.

A esto el coordinador zonal 6 del Ministerio de Educación, Miguel Pesántez, indicó que en la Zona 6 el 96 % de la infraestructura educativa no está totalmente deteriorada, por lo que el retorno obligatorio no tendrá mayores novedades.

Hay algunos daños de consideración en Morona Santiago, pero que se puedan solventar, expuso el funcionario.

 

Exprésate Morona Santiago

Primer Informativo Digital de la Provincia

Macas – Ecuador

Nativo Marketing

Presencia de material particulado se mantiene en el cielo del sur de Ecuador