febrero 26, 2024
Número de Vistas: 711
  

Ecuador ha sido sacudido por un nuevo crimen político: la muerte del presidenciable Fernando Villavicencio, minutos después de salir de un mitin en Quito, la tarde del 9 de agosto. Villavicencio Valencia, de 59 años, un periodista que con sus investigaciones sobre corrupción se había convertido en uno de los enemigos más acérrimos del expresidente Rafael Correa, recibió una ráfaga de disparos al terminar un mitin de su campaña electoral.

Ver video del momento del ataque armado.

La última imagen del candidato del movimiento Construye u Gente Buena, fue verlo entrar a la camioneta en medio de un resguardo policial, puesto que había denunciado amenazas de grupos armados en su contra.

Pese a la presencia policial, Villavicencio cayó víctima de las balas de un sicario, en medio de la confusión y gritos de las personas que se aglomeraban a despedirlo.

Minutos antes había sido aplaudido por miles de simpatizantes en el colegio Anderson, de la capital. La gente coreaba su nombre y el de los candidatos a asambleístas por el movimiento Construye. “Ningún asambleísta de la gente buena se quiebra (…) si no se portan bien, se van a la casa”, dijo Villavicencio, quien antes de postularse a la Presidencia, fue asambleísta. Y continuó arengando a la multitud diciendo:

“Aquí nada es gratis. A nosotros esta democracia nos ha costado la vida, defender la patria nos ha costado la vida y no vamos a permitir una nueva traición”. Fernando Villavicencio.

En su discurso final, Villavicencio prometió defender su proyecto político y las libertades “en favor de los más pobres y desfavorecidos”. “Este país no tolera contratistas del Estado tranzando con delincuentes”, añadió el presidenciable, quien en días pasados había presentado su última denuncia en la Fiscalía.

 

También se refirió a sus contrincantes a la Presidencia, de quienes dijo tienen ‘rabo de paja’, por haber firmado contratos con la cuestionada constructora Odebrecht o por tener glosas y acciones penales por peculado.

“No pueden venir a gobernar esta patria quienes tienen rabo de paja. Aquí está el único candidato que puede estar en el infierno y salir ileso“. Fernando Villavicencio.

Tras sus últimas palabras, todo fue conmoción: el cuerpo de Villavicencio fue llevado a una clínica en Quito en un intento por salvarle la vida.

Pero, horas después, familiares y amigos cercanos confirmaron su muerte. Villavicencio planteaba una lucha frontal contra las mafias del crimen organizado, en medio de una campaña electoral marcada por la peor crisis de seguridad de la historia de Ecuador.

¿Quién Era Villavicencio? La Trayectoria De Un Periodista Y Político

 

Antes de su paso por la Asamblea Villavicencio, de 59 años, era comunicador de profesión. Comenzó su carrera política como líder sindical de Petroecuador, lo que le permitió conocer muy bien el negocio petrolero. En el gobierno de Correa llegó a ser asesor del entonces asambleísta por Pachakutik, Cléver Jiménez. Jiménez y Villavicencio presentaron varias denuncias en contra de Correa, sobre todo relacionadas con el negocio petrolero.

En 2014, presentaron, junto al médico Carlos Figueroa, una denuncia en contra de Correa por supuestos delitos de lesa humanidad, por la incursión de militares en el Hospital de la Policía el 30 de septiembre de 2010. Dicha denuncia fue negada, pero declarada maliciosa y temeraria. Por lo que Correa contrademandó a Jiménez, Villavicencio y Figueroa. Fueron sentenciados a 18 meses de prisión. Pero nunca los cumplieron. Los tres políticos se refugiaron en el pueblo indígena de Sarayaku, en la Amazonía. Regresaron a la vida pública cuando su pena prescribió.

Sus publicaciones investigativas

 

Tras este episodio, Villavicencio se dedicó a trabajar como periodista de investigación en distintos portales. El caso más sonado fue el de Arroz Verde, que derivó en el proceso judicial conocido como caso Sobornos 2012-2016.

En este caso, Villavicencio, junto con el periodista Christian Zurita, denunciaron un esquema de corrupción durante el correísmo mediante el cual las empresas pagaban sobornos para ganar contratos, y ese dinero era utilizado para financiar la campaña correísta. En este caso, la principal acusada fue Pamela Martínez, exasesora de Correa. El expresidente recibió una sentencia de ocho años, por el delito de cohecho.

 

 

Exprésate Morona Santiago

Primer Medio de Comunicación Digital de la Provincia

Macas – Ecuador

Nativo Marketing

 

Compra vende, arrienda propiedades en la amazonía ecuatoriana

Inmobiliaria Nativa